Leer todos los días

Ayuda a que tu hijo vea la lectura como algo de todos los días y no como una actividad que sólo hace en la escuela o que es obligatoria. Se disfruta más si es un juego diario que es parte de un ritual que comparte contigo.