Ir al optome... ¿qué?

Cuento 10

Este búho no era como todos los búhos (ojones, estudiosos y muy aplicados). Andaba en las nubes, no ponía atención en clase y se la pasaba platicando con sus compañeros de salón. La maestra tuvo que hablar con la mamá.

Al día siguiente mamá búho le dijo que iban a ir al optometrista.

—¡¿Al optome… qué?! ¿Qué es? Tengo miedo, no quiero ir…—decía asustado.

—No tengas miedo, el optometrista mide tu vista para ver si necesitas anteojos.

Tres días después, el búho, con sus lentes nuevos, era un búho como debe de ser: Ojón, estudioso y muy aplicado.