¡Mi abuelita es un cuento!

Cuento 3

Mi abuelita está toda arrugadita pero ella no le molesta porque dice que ahí se puede ver toooodo lo que le ha sucedido en su vida.

Yo siempre creía que lo decía como muestra de que había vivido mucho. Pero hoy, que puse más atención cuando me acerqué para darle un beso, me di cuenta que ¡de verdad tiene letras en su cara y todo está escrito ahí!

¡Mi abuelita es un cuento! Me acosté junto a ella y pude leer cómo le había ido el primer día de clases, cómo había conocido el mar…

Ahora yo la leo en voz alta y ella recuerda mientras me escucha.

¿Qué dirán tus arrugas cuando seas grande?